domingo, 1 de mayo de 2011

Las pymes exportadoras se impulsan con factoring

En el comercio mundial, los negocios a crédito o a plazo se han convertido en requisito de competitividad para mantener y aumentar las ventas en los mercados internacionales, con el consecuente riesgo de pérdidas por incobrabilidad por insolvencia de su comprador. Competir para las pymes implica asumir estos riesgos; sin embargo, un instrumento financiero que funciona desde mediados del siglo pasado facilita la actividad. Se trata del factoring.

“Muchos estudios demuestran que el flujo potencial en el crecimiento del mundo debería provenir de América Latina y se está dando. Hay muchos productos con valor agregado que también están movilizando este flujo de negocios comerciales. Para el FCI y sus miembros no localizados en América Latina existe un interés muy fuerte de ver crecer en la región el factoring”, explica Alberto Wyderka, miembro del Comité Ejecutivo de Factor Chain International (FCI), red global de empresas independientes de factoring más grande del mundo, establecida en 1968.
“América Latina se tiene que convertir en una región estratégica para el crecimiento”, enfatiza.

El factoring internacional permite una mejor relación entre el exportador, importador y las entidades de financiamiento para que el comercio sea más fluido. Es un instrumento de financiación diseñado para la movilización del crédito comercial, que permite convertir en dinero en efectivo los saldos deudores de clientes originados por ventas el exterior, dice el administrador del FIC Fortaleza Factoring Internacional, Mauricio Dupleich. Servicio que se acomoda a las necesidades de los exportadores bolivianos, agrega.

Y la red que ofrece FCI les permite recibir su pago inmediatamente (hasta el 80%), no preocuparse por la cobranza o problemas de mora, quiebra y otros que afecten al importador. Los factors, empresas como el fondo de Fortaleza SAFI, cubren estos riesgos.

FCI cuenta con 250 miembros en 67 países. “Trabajan con más de cinco y medio millones de empresas (pymes la mayoría) en el mundo. Eso genera una base de conocimiento de esas empresas que cualquier exportador puede necesitar”, precisa Wayderka.

Es una base de datos de información de riesgo, que permite solucionar conflictos en base a las reglas internacionales establecidas.

“El número de empresas que utilizan este servicio en América Latina es muy bajo todavía. Es una región donde recién se genera este producto. Sólo en Turquía trabajamos con 140.000 empresas exportadoras”, subraya el secretario general del FCI, Jeroen Kohnstamm.

Cobranza. Un exportador vende a plazo a un comprador en otro país y le pagan en 30 ó 60 días. El servicio de factoring es darle ese dinero antes de ese tiempo para que continúe invirtiendo en su negocio.

En el seminario internacional que organizó Fortaleza SAFI se presentaron los servicios que ofrece FCI y las oportunidades de negocio que se abren si el exportador pyme utiliza los servicios de factoring. El respaldo es la red global, expresa el presidente de FCI, Peter Mulroy.

Él indicó que el mercado total global de factoring es superior a los 2 mil millones de dólares. “Se puede decir que FCI representa casi un 60% de todo el mercado de factoring mundial”, concluyó.

Los tres servicios básicos

Financia
Es un instrumento financiero que permite convertir en dinero en efectivo las ventas a plazo de los exportadores. Facilita el financiamiento a través de cesión de sus facturas comerciales.
Cobra
Permite y facilita su cobranza internacional a través de una red experimentada de entidades alineadas a los intereses comerciales.
Protege
Este servicio permite proteger al exportador de los riesgos de no pago del importador o contra su insolvencia (mora o quiebra).

AFP invierten en fondo de factoring

En Bolivia, los servicios de factoring, que van más allá de lo que ofrece la banca tradicional, son ofrecidos únicamente por el Fondo de Inversión Cerrado Fortaleza Factoring Internacional, creado el año pasado y administrado por Fortaleza SAFI y bajo la supervisión de la ASFI (Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero). “Hemos hecho más de dos millones de dólares en facturas en apoyo a los exportadores. Este fondo nació con 12 millones de dólares para dar este servicio”, señaló el administrador del FIC Fortaleza Factoring Internacional, Mauricio Dupleich. Las dos AFP, Futuro de Bolivia y Previsión, son las principales inversoras en este fondo factoring. De esta forma, “estamos canalizando los recursos del mercado de capitales hacia el sector productivo y exportador”, precisó. Han trabajado con tres sectores, exportadores de quinua, almendras o nueces de Brasil y palmito. Empresas de otros seis sectores están interesadas en este servicio financiero. “Están en proceso de evaluación”, dijo.

$us 1.231 mil millones mueve la red FCI

En 1968 nació la iniciativa de crear una compañía de factoring en Europa, en base de la experiencia en factoring doméstico y hoy tiene conformada una red internacional presente en 67 países y con 250 miembros (bancos y diversas entidades financieras reconocidas). Este negocio internacional se abrió en Estocolmo con 13 miembros y luego de la primera reunión de directores se decidió establecer una oficina para todas las operaciones en Amsterdam (Holanda), “porque geográficamente era el centro más fácil para conectarse con el resto del mundo”, recordó el presidente del FCI, Peter Mulroy. “Maneja 1.231 mil millones de dólares. El 27% es negocio internacional”. FCI conecta a exportadores, importadores y entidades financieras. Sólo en China tienen 22 instituciones financieras.

Entre las entidades reconocidas están Bank of China, HSBC Bank, Sumitomo Mitsui Banking Corporation, Banco de Crédito BCP, La Caixa, Wells Fargo & Company, The CIT Group. En Bolivia, está Bolfactor S.A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario