MYPES, PYMES y EMPRENDEDORES EN BOLIVIA

martes, 28 de junio de 2016

Microempresarios y oposición Gobierno trabaja poco en buscar nuevos mercados de exportación

El Gobierno ha relegado a un segundo plano la búsqueda de nuevos mercados para la producción boliviana, aspecto que afecta directamente a todo el sector industrial del país, afirmaron ayer el representante de los microempresarios, Néstor Conde, y parlamentarios de la oposición. Ambos pidieron buscar acuerdos bilaterales.

Los microempresarios atribuyen el cierre de fuentes laborales y de negocios a la “mala economía”, además a la falta de políticas de exportación, lo cual afecta al sector.

Al respecto, Conde indicó que por la falta de mercados internacionales 1.500 microempresas en La Paz cerraron y quebraron, aspecto que el Gobierno no toma en cuenta, porque solo se dedica a invertir en el área de hidrocarburos, demostrando que no hay prioridad sobre los microempresarios.

El dirigente indicó que los microempresarios están en emergencia, porque no creen que puedan pagar el doble aguinaldo anunciado por el Gobierno, elemento que entró en vigencia desde 2013.

“Analizaremos este tema en un ampliado para emitir un pronunciamiento oficial, porque la medidas implementadas por el gobierno nos está perjudicando y cada año están cerrando empresas pequeñas”, manifestó.

Para el diputado de UD, Gonzalo Barrientos, los registros de los microempresarios en Fundempresa, está en disminución porque concuerda con las 1.500 microempresas cerradas en 2015. Recordó el conflicto con Enatex.

El senador de UD Edwin Rodríguez indicó que es importante la creación de normas, para que este sector no tenga el mismo rumbo de Enatex, y dar la posibilidad a nuevos mercados.

En tanto, el senador del MAS, Pedro Montes, explicó que el tema está en debate y que este aspecto será analizado por el Gobierno, porque el presidente Evo Morales está pensando en proyectos para fomentar a los microempresarios.

lunes, 27 de junio de 2016

MAMUT: producto boliviano

ENTRE MÁS DE 3 MIL PROYECTOS, MAMUT FUE LA ELEGIDA | LA EMPRESA GANA EL PRIMER LUGAR EN EL CONCURSO TIC AMÉRICAS DE LA OEA Y LA YABT.

Manuel Laredo, gerente de Mamut, tiene una maestría en polímeros en la Universidad de Barcelona España y un curso de negocios en la Universidad de Georgetown en Estados Unidos.

“La idea de crear este proyecto nace el 2013 a través de Innova Bolivia junto a Antonio Laredo y Ronald Gonzáles. Quisimos hacer un proyecto que nos permita vivir pero al mismo tiempo que tenga un impacto positivo en la vida de las personas, es por eso que vimos el problema que tiene Bolivia con las llantas. Importa más de un millón de llantas y hay aproximadamente 20 millones de llantas en toda Bolivia. Vimos cómo reutilizarlas para generar un producto que de un beneficio a la sociedad. Se trata de un producto amortigüante que evita lesiones a niños y a deportistas en el momento de recreación”, cuenta.



EL CONCURSO

“Postulamos a este concurso de talento e innovación de América organizado por la Organización de Estados Americanos (OEA) y Young American Business Trust (YABT), que se realizó en República Dominicana con la participación de todos los países de la OEA. El concurso fue hace unos días atrás, nos postulamos con el proyecto de Mamut y se evaluaron más de 3.000 proyectos. Se evalúa cuatro puntos importantes: que sea un producto innovador que no hay en Bolivia y en muchos países, creemos que es muy novedoso utilizar las llantas como un recurso y reutilizarlo como piso amortigüante, nos evaluaron la tecnología; desarrollamos junto a un grupo de personas la fórmula química que permita que se haga este proyecto en Bolivia. Nosotros picamos la llanta y la metemos a una olla, mezclamos con un mixer junto a componentes químicos y la introducimos a unas planchas, prensamos y luego sale el producto”, explica Laredo.

De igual manera, Mamut utiliza el producto de caucho para hacer pavimentos, vacían como si fuera cemento y encima colocan recubrimientos de poliuretano.

“Competimos con otros dos finalistas, nosotros fuimos los únicos que competimos desde el punto de vista industrial, tuvimos una etapa de calificación de jueces internacionales, que calificaron el producto en tecnología, impacto social y otros puntos. Hemos utilizado caucho de 45 mil llantas, generando 20 empleos directos y más de 100 indirectos. El promedio de edad de personas que trabajan junto a nosotros es de 26 años de edad, la mitad son mujeres; todas estas características han sido analizadas”, explica.

“Si bien ganamos 5.000 dólares de capital, en realidad para nosotros es motivante que el proyecto haya validado nuestro impacto en Latinoamérica. Tenemos planeado franquiciar este modelo en diferentes países y ciudades, haber vivido esta experiencia nos permite conectarnos con personas de otros países y en realidad lo más importante es la motivación para salir adelante es una validación para mí y para los que trabajan conmigo”, indica.

“Tenemos planeada toda una implementación de infraestructura para la Odesur, nosotros estamos interesados en que nos tomen en cuenta, tenemos capacidad de generar gestión. Además, ofrecemos mantenimiento a nuestro producto, cosa que con un producto importado es más difícil. El próximo paso es abrir mercado en Paraguay con socios que tenemos ahí porque es un producto que no hay en ese país”, asegura.



MAMUT

“Queremos hacer pistas atléticas, ha sido interesante el modelo de negocio porque hemos nacido como una idea el 2013 en Innova Bolivia, después de un año hemos logrado que el Banco Bisa nos de un préstamo de 50.000 dólares, posteriormente hemos constituido la empresa, actualmente estamos transformando un producto que dura seis meses en un producto que dura diez años, pero que impacta en la vida de las personas”, dice.

“Nuestra primera venta fue al restaurante Kentucky Fried Chicken en Santa Cruz, nosotros vendemos todo por Facebook y la web, es un modelo de comercialización nuevo que generalmente las empresas grandes manejan y me ha permitido vender en lugares como Riberalta y Tupiza”, asegura Laredo.

“El piso sirve para áreas de parque infantiles, es específicamente para los niños, piscinas, gimnasios que es donde hay más demanda, canchas deportivas, establos para caballos, industrias, en las paredes para amortiguar temperatura y sonido, para tapar columnas, entre otros, es interesante porque la gente siempre me da más utilidades para el producto. Los colores que tenemos son rojo, verde, negro, azul y amarillo”, explica.

“Creemos que para proyectos así necesitamos la participación del ciudadano que se de cuenta de que el proyecto sirve y que la llanta que está botada, si la lleva a un lugar donde se puede hacer un manejo correspondiente, va a terminar siendo un producto que va a mejorar su calidad de vida. Si la gente compra productos verdes va a generar que empresas que tienen productos verdes tengan mejor mercado, eso genera que la gente que recicla tenga más demanda y que la población no bote su basura sino la entregue para seguir haciendo estos productos; se genera una cadena de valor que crea un bienestar en la sociedad”, asegura.



Social Bites fue homenajeada en las redes, pero resultó ser una farsa


Normalmente, un director ejecutivo estaría muy orgulloso de recibir un correo electrónico con la leyenda: "¡Felicidades, tu empresa ha ganado un premio!”, pero Marc Cowper se sintió horrorizado.

Social Bites, su empresa de catering con sede en Sydney, había recibido cientos de comentarios positivos en numerosos sitios web y uno de esos sitios le otorgó a su empresa un premio de servicio al cliente. Pero había un pequeño problema: Social Bites no tenía clientes porque la empresa no existía.

Cualquiera que hubiera visto los mensajes de los "influenciadores” en Instagram o Twitter no lo habría creído. Un mensaje en Twitter, con una fotografía de un mesero de aspecto profesional cargando una bandeja con lo que parecían ser huevos de codorniz y calabacines asados servidos sobre galletas saladas, también incluía esta leyenda: "Mejor compañía de catering”.

Había muchos elogios más: "Si quieres dar una fiesta libre de estrés”, afirmó una reseña muy positiva, "contrata a Social Bites”. "Los amo?”, aseveró con entusiasmo otra reseña. "Mi jefe quedó tan impresionado con su servicio que la empresa se ha convertido en el servicio de catering número uno para todos los eventos de la compañía”. Y seguían los comentarios. "Gracias por un trabajo bien hecho”, "La mejor compañía de catering en Sydney… ¡está en boca de todos!”, declararon una serie de entradas de blog, reseñas y comentarios en varios sitos web.

Reputación fácil de comprar

Cowper, un emprendedor, estableció la empresa ficticia Social Bites en enero para comprobar una teoría. Él quería demostrar que se puede comprar fácilmente una reputación en el mundo del marketing de influencia, en el que los anunciantes les pagan a individuos con muchos seguidores en los medios sociales para que promuevan sus productos.

Su pequeño equipo de expertos de marketing diseñó un logotipo y estableció un blog y una cuenta de Twitter para la compañía. En poco tiempo la compañía estableció una presencia en los medios sociales con 24.000 seguidores. ¿Cuánto costó? Sólo 22 dólares.

Entonces, el equipo utilizó Photoshop para incluir el logotipo en imágenes de archivo y las enviaron a varios influenciadores para que las compartieran con miles de sus seguidores, lo cual costó 18 dólares.

Ellos registraron su negocio en dos sitios de opinión y pagaron para que los críticos escribieran reseñas positivas sobre Social Bites. Esas reseñas, afirma Cowper, recibieron evaluaciones de opinión altas, lo cual provocó que los algoritmos en los sitios de opinión las categorizara como genuinas. El experimento completo les costó 113 dólares.

De hecho, Cowper estaba a punto de lanzar Recomazing, una red social que permite que sus usuarios comenten, compartan y encuentren reseñas en su red real de amistades y familiares. Pero aunque él tiene un interés comercial en atraer atención a su experimento de Social Bites, no es el único en preocuparse por la escala del mercado clandestino basado en la decepción, con reseñas, estrellas y "me gusta” ficticias.

Falsas reseñas

El problema ha atraído la atención de los reguladores de los mercados. En el Reino Unido, la autoridad de competencia y mercados (CMA, por sus siglas en inglés) encabezó una investigación el año pasado que reveló que algunas empresas estaban violando la ley, escribiendo reseñas positivas -o comentarios despectivos de sus rivales- para mejorar sus evaluaciones, y ofreciendo dinero, muestras gratuitas de sus productos y otras "recompensas” a influenciadores de las redes sociales.

La CMA ha estimado que cerca de 23.000 millones de libras esterlinas (33.778 millones de dólares) al año del gasto de consumo en el Reino Unido está sujeto a la influencia de reseñas en línea en sitios web como TripAdvisor, Amazon y Checkatrade.

Cowper cree que muchas de las reseñas son ficticias: "La gente acepta los consejos… y procede a tomar decisiones de negocios. Nosotros queríamos saber cuán fácil sería engañar al sistema”.

La historia de Social Bites posiblemente suscite dudas en los incrédulos acerca de lo que es real y los impulse a preguntarse en quién realmente pueden confiar en internet. Incluso el premio de servicio al cliente de Social Bites fue generado por un algoritmo que evaluó el volumen de reseñas positivas y genuinas. En este caso, ese cálculo falló completamente.

Resulta irónico que el negocio legítimo de Cowper -el cual cuenta con sólo 530 seguidores- ha sido menos exitoso que su negocio ficticio.

La historia de una incubadora de empresas de Medellín



Medellín es reconocida en el mundo por ser una de las ciudades más emprendedoras. En los últimos 10 años ha tenido un crecimiento de casi 50% en su densidad empresarial y en la actualidad cuenta con 36 empresas por cada 1.000 habitantes.

Una parte importante de ese resultado se debe al trabajo de CREAME Incubadora de Empresas, una institución que nació hace 20 años gracias a la unión de los esfuerzos de entidades de todos los sectores de la sociedad.

"La institución nace en sí misma como una red de trabajo, donde 29 instituciones se unen con el objetivo de desarrollar una plataforma que permita solucionar dos preguntas que estaban sobre la mesa y atacar a la mente de la sociedad: ¿dónde está el empleo que Colombia necesita? y ¿dónde están las empresas que Colombia necesita?”, afirma la directora de CREAME, Liliana Gallegos.

La experta en incubación de empresas conversó con Inversión durante su visita a la ciudad de Cochabamba para participar en el seminario taller internacional "Experiencias latinoamericanas de ecosistemas de apoyo al emprendimiento”, realizado por la Fundación para la Producción (FUNDA-PRÓ), el 10 de junio. En esa cita Gallegos compartió la experiencia de Medellín, la capital del departamento colombiano de Antioquia, con representantes de instituciones bolivianas llamadas a apoyar a los emprendedores.

El inicio

Cuando en Colombia comenzó la tarea de promover el emprendimiento, hace 25 años, las instituciones dedicadas a esa labor parecían ir contra la corriente; ser empleado era el mejor camino a la seguridad económica. Pero en Antioquia, desde 1996 se consiguió mostrar a la gente la ruta del emprendimiento, se cambió el pensamiento de los jóvenes de esa región y de Colombia.

La articulación de la red involucró a todos los actores del desarrollo económico de la región (universidades, empresas y gremios) y dio origen a la Incubadora de Empresas de Base Tecnológica de Antioquía, hoy CREAME. Se le encomendó poner a Medellín a hablar de emprendimiento, además de cimentar las bases para un ecosistema que en el futuro delegara en esa actividad una importante área del desarrollo económico, como ocurre en las economías mundiales más desarrolladas.

Esta red fue pionera en el propósito de impulsar la creación de empresas, un trabajo que contó con el respaldo de entidades que la acompañan hasta ahora.

El trabajo de la "tríada”

"Definitivamente el Estado debe ser activo y debe ser el ente facilitador y humanizador. El Estado, en las primeras etapas de la coordinación de fuerzas para apoyar a los emprendimientos cumple una función impresionante”, enfatiza Gallegos. En el caso colombiano, en específico de Medellín, se contó con un comprometido respaldo municipal.

"Hoy podemos decir que gracias a la presencia y trabajo continuo de instituciones como CREAME y las que vinieron después y encontraron en su ejemplo y modelo una inspiración, somos el ecosistema más desarrollado del país”, señala el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez Zuluaga, en una publicación conmemorativa a los 20 años de CREAME.

Con el apoyo municipal, la ciudad tuvo una gran evolución. Se comenzó a apoyar la generación de cultura emprendedora, la elaboración de planes de negocios y la incubación de empresas. La ciudad, desde sus autoridades hasta sus habitantes, trabajó para ser un espacio con un ambiente adecuado para la generación y el crecimiento de empresas con nivel de conocimientos y desarrollos de tipo tecnológico.

"Las empresas grandes hoy no son las llamadas a dar empleo. Por eso nos juntamos entre varias instituciones y hablamos de que la tríada perfecta, universidad-empresa-Estado-, se integre y pongamos a andar la maquinaria a favor de los emprendedores”, recuerda Gallegos.

Para tener cada vez más empresas e instituciones conocedoras y especializadas en su negocio, en beneficio del fortalecimiento de la competitividad en la región, la Cámara de Comercio de Medellín para Antioquía decidió establecer a CREAME como su socio para acompañar a los emprendedores en su nacimiento y formalización. Ya que crear y formalizar no son conceptos divisibles, CREAME y la Cámara de Comercio aportan con sus especialidades para lograr empresas más fuertes en su génesis y crecimiento.

El aporte de las instituciones universitarias también fue determinante. La Universidad EAFIT (antes Escuela de Administración, Finanzas e Instituto Tecnológico) cambió su enfoque y dejó de formar buenos empleados para el sector público y privado, para pasar a formar empleadores. Para complementar el trabajo de incubación de empresas, esa casa de estudios superiores no sólo apoya la creación de nuevas empresas, sino también genera otras dentro de las mismas instituciones.

"Hace 10 años, Antioquia priorizó las actividades económicas más destacadas en el departamento. Para determinar estos sectores se tomó en cuenta aspectos como la participación en la economía, experiencia en mercados internacionales, generación de empleo, la capacidad de integrar y fomentar otras actividades económicas y las oportunidades que genera cada sector en el mercado”, cuenta la especialista Liliana Gallegos.

Las especializaciones productivas o iniciativas cluster (concentración geográfica de compañías interconectadas, proveedores especializados, empresas relacionadas e instituciones asociadas alrededor de una actividad económica en particular, que compiten y al mismo tiempo cooperan), adoptadas desde 2006, resultaron ser herramientas para la construcción de un tejido empresarial sólido.

Tras la elección de los segmentos económicos más importantes de la economía de Antioquia, se creó la comunidad Cluster con la cual se logró la integración entre el sector público y privado para generar estrategias para el desarrollo económico y donde los empresarios de la región tuvieran una vinculación activa a este modelo.

A partir de ello, nacen cada vez más empresas que buscan fortalecer algún aspecto de los clusters, desde negocios que suplen las necesidades de un punto específico de la cadena productiva, hasta empresas que de manera transversal (banca, transporte) atienden a las necesidades de otras.

El trabajo sigue

Los resultados de CREAME dan cuenta de sus capacidades de transferencia de conocimiento y de relacionamiento a toda escala. Cuenta con la confianza de 50 instituciones locales, nacionales e internacionales para desarrollar su misión y que se expresa en todo un impacto en cultura emprendedora con sus programas de formación en 19 departamentos del país.

Su liderazgo en la creación de programas de financiación novedosos como fondos de capital de riesgo, redes de ángeles inversionistas y el crédito al fomento emprendedor la han puesto a la vanguardia del desarrollo económico, en sintonía con las oportunidades y necesidades de los emprendedores colombianos.

"Hoy, CREAME también acompaña el fortalecimiento y los programas de aceleración empresarial, lo cual implica acompañar el ascenso de las empresas ya creadas y que éstas cumplan sus objetivos de manera natural, flexible y rápida”, asegura Gallegos.

Los resultados de los últimos años muestran que los emprendimientos de alto impacto se han creado en nichos de mercado que les permiten crecer hasta dos dígitos cada año. Se han logrado efectos como el crecimiento de casi un 50% en la densidad empresarial de Medellín en la última década.

El pasado marzo, Medellín fue sede del Global Entrepeneurship Congress (GEC), el encuentro más importante sobre emprendimiento en el mundo.

miércoles, 22 de junio de 2016

"Los CITE buscan ser socios de los microempresarios"



Los Centros de Innovación Tecnológica (CITE) han surgido como una propuesta para quienes deseen capacitarse y convertirse en pequeños empresarios. Se tiene la convicción de que el sistema puede ser una opción de desarrollo.

En mayo pasado, se tuvo en Cochabamba la tercera graduación con más de 500 personas capacitadas en confección. De esto y de todos los demás proyectos en el país habla Rodny Montaño, administrador de la Fundación Jisunú.

- ¿Cómo califica la marcha de los CITE en Bolivia? ¿Cuántos hay actualmente y en qué rubros?

- Desde la apertura del primer Centro de Innovación Tecnológica (CITE) en Bolivia (a fines del 2012) hasta la fecha se han registrado más de 21.500 atenciones entre capacitaciones y servicios. También se crearon 480 nuevas microempresas y se logró la inserción laboral de cerca de 2.500 personas. Actualmente, nueve CITE funcionan en el país; siete del rubro de las confecciones en las ciudades de La Paz, El Alto, Oruro, Cochabamba, Tarija, Trinidad y Santa Cruz; uno de madera y carpintería en El Alto; y uno en tecnologías de la información y comunicación en Trinidad. Además, la Fundación Jisunú, a través de su equipo técnico, apoyó con asesoramiento técnico en la implementación de dos CITE, uno de confecciones en el municipio de Yacuiba y otro de turismo impulsado por la Gobernación de Tarija; ambos en la actualidad desarrollan sus operaciones bajo convenio público privado.

- ¿Por qué se vio la necesidad de crear CITE en Bolivia?

- El CITE es un modelo de gestión práctica que apoya a las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes). El concepto del CITE fue creado en Italia e implementado en España, y en América Latina, el país que logró resultados exitosos con este proyecto es Perú. En Bolivia, se quiso recoger esta experiencia positiva y es así que a iniciativa de Samuel Doria Medina se decidió impulsar e implementar este proyecto en varias ciudades del país, con el fin de fomentar, promover y apoyar la productividad y la competitividad de los pequeños productores, a través de la capacitación técnica y los servicios especializados que brindan los CITE.

- ¿Cuál es el objetivo de los CITE? ¿Cómo miden el cumplimiento de esos objetivos?

- El principal objetivo es constituirse en socio tecnológico y estratégico de las empresas en distintos rubros de la manufactura, con el fin de elevar su capacidad de innovación, competitividad y productividad. Para cumplir con este objetivo, el CITE funciona bajo dos pilares fundamentales: capacitación y servicios, lo cuales son medidos mensualmente por indicadores de impacto que registran datos, como las cantidades de personas capacitadas por género, servicios prestados, número de empresas creadas, inserción laboral y diversificación productiva.

- ¿Qué necesita un interesado para forma parte de un CITE?

- El CITE está abierto a cualquier persona interesada en aprender un nuevo oficio o en especializarse técnicamente en una determinada área del rubro de las confecciones, carpintería o tecnología informática. También ofrece una gama de servicios que apoya el proceso productivo y de gestión de los emprendedores que quieren iniciar su trabajo como microempresarios o empresas que deseen incrementar su producción.

- ¿Cómo funciona el objetivo de ser “socio” del microempresario?

- El CITE se constituye en socio tecnológico de los microempresarios porque les brinda la posibilidad de acceder a cursos de capacitación técnica, especializada y actualizada de forma rápida, económica y efectiva. También brinda asistencia técnica para mejorar su funcionamiento y gestión de la empresa. Finalmente, pone a disposición de los microempresarios la maquinaria y tecnología.

- ¿Cuántos “estudiantes socios” tuvieron hasta ahora y cuántos de ellos llegaron a crear su microempresa?

- Hasta la fecha, de las 21.000 atenciones desarrolladas en los CITE, 16.000 son procesos de capacitación correspondientes a más de 8.000 personas, registrando la creación de 480 nuevas empresas.

- ¿Qué es lo que le falta al emprendedor boliviano para salir adelante? ¿Capacitación? ¿Capital? ¿Tecnología?

- Al emprendedor, no sólo le hace falta capital, capacitación y tecnología; sino también asistencia técnica que apoye el proceso productivo y asesoramiento en gestión empresarial que oriente el buen funcionamiento de la empresa.

- ¿De qué manera los CITE complementan estas falencias?

- El proyecto de los CITE ofrece a los emprendedores y a todas las personas las siguientes oportunidades de desarrollo: capacitación técnica, ser aliado estratégico y asesoramiento en gestión empresarial. En resumen, se puede afirmar que el CITE transfiere toda su tecnología al emprendedor para que éste pueda responder de la mejor manera a las exigencias del mercado, asegurando un óptimo desarrollo de sus capacidades y de su

- ¿De qué manera la creación de microempresas puede ayudar en el desarrollo del país?

- La creación de microempresas es la forma inicial en la que una persona materializa un proyecto de negocio. En un país como el nuestro, la formación de una microempresa aporta la independencia económica del emprendedor y la creación de nuevos empleos para otras personas. Asimismo, se constituye en una gran oportunidad para que el emprendedor pueda hacer crecer su negocio llegando a constituirse en pequeña o mediana empresa, generando movimiento económico entre productores, proveedores y consumidores, que aporten al fortalecimiento del tejido empresarial del país.

martes, 21 de junio de 2016

Para emprendedores Lanzan programa de alto impacto

El Grupo Lafuente lanzó el primer "Programa de Alto Impacto para Emprendedores" que tiene como objetivo apoyar de manera integral y acompañar la creación y desarrollo de nuevos emprendimientos.

Este programa está diseñado para actuar bajo cinco líneas de acción: capacitación, apoyo integral de recursos, reconocimiento internacional: coaching y mentorías que serán ofrecidas por empresarios y líderes en sus rubros.

Es así que los modelos de negocio destacados podrán beneficiarse con acceso a financiamiento, acompañamiento en el desarrollo de sus proyectos, terrenos, redes o cualquier tipo de recursos que necesiten para poner en marcha o mejorar sus emprendimientos.

Los jóvenes emprendedores que quieran beneficiarse con este programa deben ingresar a www.rednuevaempresa.com, registrarse, completar su perfil y llenar sus modelos de negocio.

Mammut convierte llantas en baldosas y OEA le premia

Un proyecto cochabambino que convierte desechos de llantas en baldosas de caucho de alto tráfico fue elegido por la Organización de Estados Americanos (OEA) como “el de mayor impacto social” entre 3.000 emprendimientos innovadores de distintos países de América. La empresa que lo impulsa se llama Mammut.

El producto es ecológico y surgió hace tres años en el concurso Innova Bolivia. Desde el principio, la iniciativa se destacó, no solo por la manera en la que su creador empezó y consiguió un financiamiento de 50 mil dólares para desarrollarla, sino también por la forma en la que se comercializó, a través de las redes sociales. “Hemos llegado por medio de internet a lugares de Riberalta y Tupiza que ni siquiera tienen caminos”, relató el mentor del proyecto y gerente general de Mammut, Manuel Laredo. El empresario viajó la semana pasada a República Dominicana para recibir el premio de la OEA.

El producto ha cambiado la vida de los bolivianos porque utiliza un residuo y lo convierte en un material de construcción, que al margen de ser “verde” o ecológico, ofrece muchas ventajas a los que lo usan como piso amortiguante y de alto tráfico. Las baldosas, que ya han sido empleadas en proyectos públicos como el parque Vial de Cochabamba amortiguan, por ejemplo, las caídas de los niños en espacios de entretenimiento o de riesgo. Las baldosas de caucho también pueden ser utilizadas en pistas atléticas, gimnasios o canchas deportivas en las que los deportistas no volverán a sufrir lesiones tras sus caídas.

“Uno de nuestros objetivos es aportar con nuestro producto a la infraestructura de los Juegos Odesur”, adelantó el emprendedor que ya tiene proyectos con los municipios de La Paz y Santa Cruz.

Otro de los objetivos de la empresa es ayudar al país a deshacerse de las más de 20 millones de llantas en desuso que están desperdigadas en todo el país y que pueden constituirse en una amenaza. Un ejemplo es lo que ocurrió este año en Cochabamba con el desastre causado por la quema de llantas en K’ara K’ara. Cada año, Bolivia importa de manera legal cerca de un millón de llantas, pero miles ingresan de manera ilegal. “Mientras más parques y espacios deportivos se construyan, más baldosas se necesitarán y menos desechos habrán”, comentó.