MYPES, PYMES y EMPRENDEDORES EN BOLIVIA

martes, 29 de julio de 2014

Cochabambina gana primer lugar en Emprendeideas

Raquel Ximena Orellana Coca, de la comunidad de Bella Vista de Quillacollo, fue reconocida como la mejor emprendedora a nivel nacional por el programa social “Emprendeideas Mujer”, ejecutado por Responsabilidad Social Empresarial (RSE) de Soboce, con el emprendimiento “Centro de Biotecnología Vegetal”, que desarrolla investigación, producción y comercialización de plantines de flores y árboles frutales de alta calidad genética.

“Emprendeideas Mujer” premió a las mejores 38 emprendedoras del país con el fin de promover y apoyar la participación de las mujeres en el ámbito del emprendedurismo y la actividad empresarial, señala una nota de prensa de Soboce.

Esta es la primera versión del concurso, destinado exclusivamente a las mujeres. Registró la inscripción de aproximadamente 1.000 participantes, de este número, 121 fueron seleccionadas para beneficiarse con un programa de capacitación gratuita en la Universidad Privada de Bolivia (UPB) que apoyará la elaboración de sus planes de negocios. Luego fueron evaluadas por un jurado conformado por miembros de entidades de financiamiento para micro, pequeñas y medianas empresas y otras relacionadas al apoyo de emprendimientos productivos, que seleccionaron a las mejores 38 participantes.

Las ganadoras, que cuentan con los mejores planes de negocios, recibieron reconocimientos beneficiándose con un programa de acompañamiento gratuito en gestión, a cargo de consultores individuales que las guiarán por el lapso de 5 meses, a partir de septiembre de 2014.

También se otorgaron premios en efectivo como capital semilla por un valor total de 220.000 bolivianos que se distribuyeron entre las 12 emprendedoras más destacadas.

El rubro más destacado es el de alimentos, seguido por el de biocomercio y servicios. El 68 por ciento son negocios en desarrollo y 32 por ciento son ideas de negocios que pretenden ser puestas en marcha durante el programa de acompañamiento.

QUINUINA ENTRE LAS 12 MEJORES DEL CONCURSO DE SOBOCE

Quinuina, la microempresa transformadora y comercializadora de amaranto y quinua real de Sucre, fue premiada, entre otras del país, con 20.000 bolivianos a través del programa social “Emprendeideas Mujer” de la Sociedad Boliviana de Cemento (SOBOCE).
Paola Urquizu, en representación de Quinuina, que presentó alimentos en base a quinua y amaranto, quedó entre las 12 emprendedoras más destacadas del certamen al que inicialmente se inscribieron unas 1.000 emprendedoras.
De ese número, 121 fueron seleccionadas llegando a beneficiarse con un Programa de Capacitación gratuito, impartido por la Universidad Privada de Bolivia (UPB) para la elaboración de sus planes de negocios.
Las 121 seleccionadas fueron evaluadas por un jurado conformado por miembros de entidades de financiamiento para Mypymes y otras relacionadas al apoyo de emprendimientos productivos, llegando a seleccionar a las mejores 38 participantes.
Las ganadoras, que cuentan con los mejores planes de negocios, recibieron reconocimientos, beneficiándose con un Programa de Acompañamiento gratuito en gestión, a cargo de consultores individuales que las guiarán por el lapso de cinco meses, a partir de septiembre de 2014.


PREMIACIÓN
Durante la premiación, también se otorgaron premios en efectivo como capital semilla, por un valor total de Bs 220 mil, que se distribuyeron entre las 12 emprendedoras más destacadas de la siguiente manera: 1 premio al “Mejor Emprendimiento Nacional”, que recibió Bs. 40.000; 7 premios a la “Mujer Empresaria, con Bs. 20.000; y 4 premios denominado “Capital Semilla”, con Bs. 10.000.
Raquel Ximena Orellana Coca, de la comunidad de Bella Vista del municipio de Quillacollo del Departamento de Cochabamba, fue reconocida como la mejor emprendedora, con su proyecto denominado “Centro de Biotecnología Vegetal”, que desarrolla investigación, producción y comercialización de plantines de flores y frutales de alta calidad genética. Las otras 11 ganadoras del capital semilla corresponden a las ciudades de El Alto, La Paz, Santa Cruz, Tarija, Beni, y Chuquisaca, según nota de prensa de SOBOCE.

Quinuina

La microempresa Quinuina, que está a cargo de Paola Urquizu, recibió el Premio “Mujer empresaria” por su iniciativa de producir alimentos en base a quinua y amaranto.

Presentan faceta de cholita paceña como emprendedora

Las joyas, elegancia y porte de la mujer que viste la pollera no es solo parte de la belleza de la cholita paceña, sino también de su identidad, principios que la llevan a ser emprendedoras, al respecto Eleonora de Saavedra, directora de Arte de la revista “Cholitas”, dijo que en la actualidad aquellas mujeres valerosas hoy son empresarias.

En el salón de honor del Palacio Consistorial, la editorial Patchword de Alemania presentó ayer la revista “Cholitas” que tiene varias secciones dedicadas a la mujer de pollera. Según la revista “Cholitas”, el término Chola deriva de la palabra española Chula, que significa “guapa, moza”, entre otros.

Por su parte, el editor de la revista, Reiner Militzke, informó que la revista fue inventada por una niña de siete años y nace como un medio para que las mujeres de pollera de La Paz, Cochabamba, Tarija y Sucre expresen sus pensamientos, inquietudes y desafíos.

Aseveró que las cholitas no son solo imagen de Bolivia, sino son mujeres emprendedoras que potencializan la economía y por eso la revista está dedicada a esas mujeres empresarias.

miércoles, 23 de julio de 2014

Boliviano que cura males del corazón gana como “Favorito del Público” en Premio Innovadores de América

El boliviano finalista del Premio Internacional Innovadores de América, el Dr. Franz Freudenthal, ganó como “Favorito del Público” al ser el innovador que más “Me gusta” obtuvo en el concurso virtual, no vinculante al premio, que se llevó en los anteriores días y que culminó el 21 de julio. Freudenthal logró cerca de 10 mil votos del público, siendo segunda la venezolana Marlene Colina y tercera la paraguaya Verónica Pardo. El certamen es auspiciado por CAF –banco de desarrollo de América Latina y Ezentis y es considerado el Nobel de la región.

La votación virtual “Favorito del Público” que ganó Freudenthal permitirá que este innovador boliviano sea reconocido internacionalmente pero, sobre todo, contribuirá a la buena imagen de Bolivia porque se mostrará que en el país existen emprendedores innovadores capaces de idear inventos de talla mundial como son los dispositivos oclusores, los cuales curan las enfermedades congénitas (males al corazón) que afectan en su gran mayoría a niños y, que hasta el momento, sólo podían ser sanadas a través de cirugías abiertas al corazón.

“Se logró una votación importante porque por la calidad del innovador y su creación; y porque la Fundación Maya y el Banco BISA llevaron adelante una campaña intensiva de comunicación través de medios escritos y redes sociales, con el apoyo de personas e instituciones que valoran el trabajo del doctor Freudenthal”, explicó Jorge Velasco Terán, director de la Fundación Maya.

Se espera también que este reconocimiento que hace el público al inventor boliviano, repercuta en algún tipo de financiamiento, ya que el doctor Freudenthal beneficia con su invento, principalmente, a pequeños de escasos recursos, añadió.

El espíritu innovador de Freudenthal y su invento fueron dados a conocer a nivel internacional, gracias al Programa de Internacionalización promovido por la Fundación Maya y respaldado por Banco BISA, cuyo objetivo es apoyar a los emprendedores bolivianos.

La votación “Favorito del Público” no influye en la decisión del jurado del Premio Innovadores de América. Por ello, Freudenthal está a la espera la decisión de los jueces, quienes aún evalúan los proyectos para dar a conocer los resultados y los nombres de los ganadores -de cada una de las seis categorías- el 31 de este mes.

Freudenthal se encuentra entre los 18 finalistas del Premio y entre los tres clasificados de su categoría Ciencia y Tecnología. La convocatoria del Premio tuvo 846 postulantes de 20 países de la región.

Una vida enfocada a ayudar

Franz es cardiólogo pediatra y un empresario emprendedor que ha enfocado su carrera y su vida a crear soluciones innovadoras para curar diversos tipos de cardiopatías congénitas, más comúnmente conocidas como soplos. Su revolucionario e innovador invento (dispositivos oclusores) sirve para tratar enfermedades del corazón, las cuales hasta hace poco eran aliviadas sólo a través de cirugías a corazón abierto, de mucho riesgo.

Hoy el emprendedor fabrica, exporta y, principalmente, realiza una labor social al implantar -muchas veces de forma gratuita- sus dispositivos en los corazones de niños de escasos recursos de Bolivia, evitando su muerte y permitiéndoles llevar una vida normal.

Freudenthal recuerda que hace más de 10 años este problema era tratado en el país con cirugías muy riesgosas, que muchas veces -al ser muy delicado- culminaban en el fallecimiento de los pacientes o les dejaba otras consecuencias secundarias. Explica que ahora con el implante no se necesita de cirugías, no es riesgoso y se lo realiza en cinco minutos a través de las arterias, donde el paciente se recupera en un día.

Concurso

El Premio Innovadores de América se constituye en un reconocimiento a la labor llevada por personajes destacados a quienes se los considera “héroes” modernos que deben ser considerados y distinguidos por su capacidad para cambiar a la sociedad a través de sus innovaciones.

El premio Innovadores de América es otorgado en seis categorías: Educación, Ciencia y Tecnología, Diseño, Sostenibilidad y Ecología, Desarrollo Social y Empresa e Industria.

III Jornadas de Logistica - Técnicas de Aprovisionamiento y Distribución

INFORMES:
Dirección de Carrera Ingeniería Industrial
Av. Mcal Santa Cruz y Esq. Calle Ayacucho N° 1175 (Plaza Obelisco)
Mezzanine Facultad de Ingeniería
Contactos: 2-205067 int. 1402
La Paz - Bolivia

Estos son los temas y expositores a tratar:





Adultos mayores crean cerámicas inspiradas en culturas antiguas

Roberto Linares, de 70 años, lija con especial cuidado la taza que acaba de moldear en arcilla. Junto a él, 11 de sus compañeros de la tercera edad realizan el mismo proceso. Después, colocan las piezas en un horno para su secado y ni bien concluye ese procedimiento, pintan figuras en las cerámicas inspiradas en culturas ancestrales, como la tiwanacota.

Junto a Roberto, Gloria Barrón, Irene Ariñéz, Ana Delgadillo, Sofía Chávez, Luis Gironda, Blanca Pérez, Isabel Manzaneda, Josefa López, Marta Aduviri y una decena más de compañeros, integrantes de la promoción de la Universidad Municipal del Adulto Mayor, aprenden el arte de la cerámica, en el Centro de Innovaciones Técnicas (CITE) dependiente del Gobierno Municipal de La Paz, que hace unos días reabrió sus puertas.
La escuela-taller funcionó desde el 2012 en Obrajes y el viernes pasado, la Alcaldía estrenó una nueva infraestructura en la zona de Mallasilla.
En sus aulas, los adultos mayores no sólo aprenden técnicas para la fabricación de la arcilla, sino que además, según el capacitador y técnico en cerámica, Elvis Elaro, "descubren al artista dormido en ellos, a pesar de que muchos de ellos perdieron capacidad psicomotora. Acá hacemos renacer esas habilidades, hacemos nacer algo que estaba dormido”, explicó.
Los estudiantes Linares, Ariñéz y Barrón, coincidieron plenamente en que con las clases no sólo descubrieron un talento escondido, sino que también moldear arcilla tiene beneficios terapéuticos. "Ejercitamos las manos, la mente y la creatividad”, contó Linares.
"Ayuda en algunas dolencias, a disminuir el estrés y la depresión”, agregó Ariñéz. Por su parte, Barrón opinó que en cierto modo aprenden para posteriormente convertirse en maestros y por qué no tener un negocio propio.
La encargada del CITE, Verónica Velásquez, aclaró que el objetivo de los cursos de cerámica no es sólo "capacitar a las personas para que tengan un emprendimiento”, sino que se "busca cerámica que refleje una cultura, una identidad y un contexto”.
En los cursos básicos de cerámica, los estudiantes aprender a fabricar piezas con acabados de calidad. "La mayoría tienen corte pre-colombino, con algunos rasgos contemporáneos, pero haciendo énfasis en formas clásicas, que incluso se encuentran en el arte griego”, explicó Velásquez.
La funcionaria señaló que recuperar el arte antiguo y agregarle toques modernos, para producir piezas originales, es uno de los resultados a los cuales se busca llegar. "Nuestros pueblos tienen insertadas formas básicas de las vasijas. Nosotros rescatamos estos elementos y les damos un toque moderno, no hacemos réplicas”, dijo.
En la actualidad, en el CITE se exhiben trabajos de cursos pasados. Algunos tienen acabados brillantes y otros acabados opacos como los tiwanacotas.
En el CITE también se utilizan técnicas ancestrales para la fabricación de las piezas como el engobe, que consiste en agregar detalles con arcillas de colores. La arcilla se obtiene en vetas de la zona de Mallasa, aunque Elaro explicó que la hoyada de La Paz está llena de lugares donde se puede obtener este material. La entidad abre sus puertas a cualquier persona, sin límite de edad, que tenga el perfil de un emprendedor, ya que se busca que la inversión no quede en un "simple hobby”. Las capacitaciones son gratuitas, y los cursos se realizan dos veces por semana y también diariamente.
Por ahora, el CITE capacita a adultos mayores y funcionarios de la Alcaldía. Como parte de convenios con instituciones municipales, se ofrecerán cursos a personas con capacidades diferentes.
En diciembre , los responsables anunciaron que será posible inscribir a niños para los cursos navideños de cerámica. Las inscripciones se realizarán en el Edificio Tobia (Calle Potosí, esquina Colón).
La nueva infraestructura permitirá dictar dos talleres de manera simultánea. "Somos dos capacitadores, tenemos dos aulas grandes y tratamos de ampliar la oferta. Hay mucha demanda para quien quiere aprender arte”, concluyó Velásquez.

martes, 22 de julio de 2014

Pegatinas PegaPic's: No todo está perdido

Lorena Paz y Sussi Manzano hacían una maestría económica. Una mañana, Lorena llegó a clases con el semblante típico de un trasnoche. En lugar de estudiar para un examen, había pernoctado pegando con papelito y cinta adhesiva todo el material escolar de sus hijos, desde los cuadernos hasta los lápices de color (cada uno), como había exigido la maestra.

Y no es que alguien crea que la exigencia haya sido descabellada. Después de todo, ¿quién no se ha topado alguna vez con situaciones en las que se mezclan los útiles de los niños con los de los compañeros? ¿O el uniforme escolar, que siempre es idéntico? ¿No se pelean al encontrar algo perdido cuando todos tienen el mismo modelo? Y acaso no nos pasa también a los mayores con los celulares, una billetera, un pen drive o los lentes? ¿o cuando nos cambian el chupón del biberón en la guardería? Claro que marcar nuestras cosas es necesario. El problema es ese trabajo moroso de tener que marcar todo.

Justo en esa clase, el docente comentaba que la tecnología ahora solucionaba todo. Lorena, entre sueños, lo puso en duda. No era cierto. Nadie había creado algo tan simple, pero necesario como esas pegatinas para identificar los objetos. Y entonces, surgió la idea.

Ella y su compañera tomaron una decisión radical: renunciaron a sus anteriores trabajos e invirtieron sus finiquitos en un proyecto: tener su propia industria de pegatinas, stickers identificativos para marcar las cosas y que no se confundan, un proyecto que cada vez parece levantarse más, pues, según comentan, no sólo tienen más pedidos, sino que hasta los primeros clientes vuelven por más.

Es que, aunque parezca increíble, a nadie se le ocurrió esto: crear distintivos, con diseños a pedido, que se puedan pegar en el material escolar, los lentes, el celular, la computadora portátil, los bolígrafos, la billetera o el llavero. Y las imprentas veían absurdo hacer este trabajo en pequeñas cantidades. Por eso las emprendedoras tuvieron que hacer antes seis meses de estudios de mercado: había que ver los diseños, el tiempo, la calidad, los precio que estarían dispuestos a pagar los clientes.

Armaron su propia imprenta y, después de varios experimentos, lograron un producto resistente al agua y al calor, como para poner el uniforme en la lavadora o los biberones en el microondas.

Lorena y Sussi han recibido no sólo pedidos, sino gratitudes de personas que ya han utilizado estos distintivos. Y ellas mismas lo han aplicado con sus hijos.

La idea es extenderse a todo el país, y por ahora comenzaron avanzando a Santa Cruz.

EMPRENDEDORAS

Sussi Manzano

• Sussi Manzano, es auditora. Tiene maestría en administración de empresas. Era jefa de Inventario de una empresa de la que renunció para iniciar su propia empresa. Está casada con Wilber Fuentes, quien la apoyó en su nuevo proyecto.

• Sus dos hijos son Samuel (15) y Josué (13), quienes para no pelearse por la polera que está lavada, las distinguen con PegaPic’s.

Lorena Paz Blanco

• Tiene maestría en administración de empresas, y trabajó como consultora de Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) y márketing. Esa experiencia le sirvió de mucho en la nueva empresa.

• Casada con Sergio Cuevas, tiene tres hijos: Emilio (7), Luciana (6) e Ignacio (5), a quienes también controla mediante PegaPic's.



Contactos

• PegaPic’s es una microempresa con promotoras que le llevan un catálogo con las ofertas, precios y paquetes.

• Generalmente se ofrece una lámina con 10, 30 o 48 figuritas, dependiendo del tamaño. El precio de cualquier lámina es de 27 bolivianos. También se cuenta con la lámina de stickers resistentes al agua, con la misma modalidad de cantidades y tamaños, a 37 bolivianos.

• El cliente puede escoger su figura y su nombre si así lo quiere.

• El producto demorará una semana en procesarse, pues debe pasar por un riguroso control de calidad.

• El pedido se entrega a domicilio.

• Para realizar pedidos y/o averiguar sobre las oportunidades de formar parte del equipo de promotores pueden llamar al teléfono 402-2843, a los celulares 674-09740 y 674-09741; pueden enviar un correo electrónico a pegapics@yahoo.com o dejar un mensaje en el Facebook de PegaPics.

• Se cuenta ya con la primera dirección regional en Santa Cruz, aunque también se tienen promotoras independientes en otras ciudades del país.