domingo, 19 de marzo de 2017

Henry, el joven que cambió la forma de vender en Tarija



Facebook es la red social más utilizada en el mundo y en Tarija no es la excepción. Creada en 2004 por Mark Zuckerber para establecer vínculos y relaciones entre amistades,

esta red social se manejó durante muchos años exclusivamente como un lugar de encuentro entre amigos, paralelo a la vida real.

Sin embargo, Facebook tenía preparado otras opciones para sus usuarios y fue recién en 2012 que, en la capital de la sonrisa, uno de esos millones de usuarios se dio cuenta de estas opciones para los tarijeños e hizo algo que revolucionaría la forma de comprar y vender en la tierra chapaca. Creó la Inmobiliaria Tarija.

Con más de 68 mil usuarios, 40 mil visitas diarias como mínimo y por lo menos 2.500 publicaciones al día, La Inmobiliaria Tarija se ha convertido en uno de los grupos de Facebook con más seguidores del sur del país. Pero ¿Quién está detrás de esto? ¿Quién fue el ingenioso creador de este grupo? ¿Cómo lo hizo?, son algunas de las preguntas que miles de personas tarijeñas se hacían cuando empezaron a ver la llegada que tenía este grupo de red social.

La idea

Henry Nelson Palluca Barrera se encontraba en la recta final de la carrera de Ingeniería Informática de la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho (UAJMS), se acercaba su cumpleaños y su padre le había prometido comprarle un celular nuevo como regalo. Pero él ya tenía uno en buen estado, así que se le pasó por la cabeza vender su viejo teléfono para no tener dos equipos móviles.

Como sabía de la existencia de “inmobiliarias” camufladas en los bufetes de abogados, donde se encontraban anuncios de alquileres, anticréticos y la compra-venta de artefactos, Henry fue a ofrecer a estos lugares su celular que costaba 100 dólares en las tiendas y a medio uso se encontraba hasta en $us 50. Sin embargo lo que a él le ofrecían no pasaba de los 20 dólares.

Molesto por las ofertas y los tratos, optó por no vender su celular a estos lugares y decidió vender su equipo móvil en su perfil de Facebook. “Recuerdo que en esas épocas el Face era netamente chismes, no había nada de negocios”, relata al afirmar que fue uno de los primeros en usar esta red social para hacer un negocio en Tarija.

Con el anuncio publicado en su perfil, etiquetó a todos sus contactos que consideraba podían estar interesados y al cabo de poquísimo tiempo lo vendió, incluso a un precio mayor que de las tiendas.

Satisfecho con el resultado siguió con estas actividades, vendiendo equipos de computación en su perfil hasta mayo de 2012, cuando se le ocurrió que era necesario crear una página de Facebook para poder tener más opciones de compradores y tener más movimiento en torno a sus productos.

“La idea de las páginas en Facebook es interactuar directamente para que no estén haciendo lo que antes se hacía. Entrar a la dirección online y recién poder acceder a ver los productos; eso era tedioso y a veces la gente se olvidaba un punto o una letra y no podía entrar a la dirección. Lo que te permitía era que con hacer un clic o buscar en el buscador encontrabas las páginas de tu interés”, explica.

Así que con una página exclusiva para ofrecer sus equipos de computadoras, Henry tenía un buen mostrador que le permitía vender. Relata que esos primeros años él debía invitar e incluso añadir a la gente para que sea parte del grupo. Muchos lo aceptaban y otro tanto no. Pero pese a todo, en un corto periodo de tiempo ya estaba por llegar a los 5 mil likes en su página, por lo que debía pensar algo rápido.

Como las páginas de Face en ese entonces te permitían tener como máximo 5 mil likes, Henry optó por crear un grupo, que iba a tener características distintas a la página. “Para ese entonces yo quería tener más gente y más éxito en mis compras, entonces pensé en crear un grupo, un pequeño mercadito”, relata.

Cuenta que otro de los motivos por los cuales optó por el grupo, es que éste no tiene límite de likes, pero además, le permite tener otra forma de interacción entre los integrantes del grupo con relación a la página.

“Yo le puse a todo abierto porque quería que interactúe la gente, ya no quería vender solo yo, si no que quería que todos vendan sus productos, quería crear un mercado, quería que todos tengan productos y también quería comprar, porque a veces necesitaba algún repuesto de computadora y ahí lo conseguía más barato”, añade.

Consultado sobre qué ganaba con todo esto, donde cualquier publicación era gratis, dice que lo que a él le gustaba era comprar y conseguir las cosas mucho más baratas que en los mercados tradicionales, tal como fue en inicio la idea.

Afirma que una de las ventajas que siempre tuvo como creador, es que podía ver los anuncios y borrarlos, si estaba interesado en alguno de los productos en oferta. De hecho, admite haber comprado un “montón” de cosas baratas, valiéndose de este beneficio.

Sin embargo, no fue lo único que ganó, ya que al ver la cantidad de usuarios que se sumaban con el pasar del tiempo, optó por vender publicidad. “Como todo el mundo hablaba de la Inmobiliaria, empecé a cobrar por portadas”, dice. Recuerda que en una ocasión, el gerente de una empresa lo buscó para promocionar un evento en la portada del grupo de la Inmobiliaria y él acepto. Dice que incluso después de eso, la competencia de la empresa también acudió a él y de esa manera la venta de publicidades se metió en el grupo.

“Me fue bien pese a que no sabía cuánto cobrar, ni cómo. Lo que me gustaba era lo que atraía a la gente, porque cada vez que cambiaba la portada había como 200 nuevos usuarios que se agregaban ellos solos”, recuerda.

Explica también que otro de los beneficios que obtuvo en algún momento con la Inmobiliaria es la venta de publicidad marcada, es decir, que podía evitar que una publicación determinada se baje de su sitial, pese a la infinidad de publicaciones posteriores. Esto sabía costar 10 dólares al mes. Dice que antes Facebook te permitía hacer tres publicidades marcadas, pero ahora sólo una, por lo que este es un servicio que ya no ofrece.

Ahora bien, lo que más le causó alegría y placer interno a Henry con la Inmobiliaria Tarija, fue el haber ayudado a las personas a encontrar a algunos animalitos perdidos, pues a raíz de publicar aquellos anuncios sociales, las miles de personas que eran parte del grupo veían aquello y ayudaban a encontrar a los desaparecidos.

Anuncios de animales extraviados, campañas sociales, de donación de sangre y otros, fueron parte de la portada de La Inmobiliaria Tarija. Todos ellos sin pagar dinero alguno.

Lo malo

Como no todo es siempre bueno, recuerda que debido a la cantidad de likes que tenía el grupo y por ende, al éxito que iba alcanzando la Inmobiliaria Tarija, entraban muchos usuarios falsos y ofrecían productos que no venían al caso, algo así como spam, que debían ser borrados de manera inmediata, ya que a la gente le disgustaba.

Pero a eso, los políticos también se metieron al grupo y afectaron a la imagen que se había construido. “Esas cosas tenía que eliminarlas sí o sí porque a la gente no le gustaba. Ahí si sufrí”, recuerda.

“Lo que veo ahora es que ya no es un grupo exclusivo de negocios, porque desde que ha empezado a meterse la política yo tenía que estar borrando todo el día. A veces no podía hacerlo y ya me estaban diciendo que era de uno u otro partido. Incluso había portadas de periódicos que no eran reales. Lo que pasa es que se dieron cuenta de que si publicaban algo en la Inmobiliaria se hacía masivo y a costo cero”, dice.

Lo que se viene

Cuando está cerca de cumplir los cinco años de la creación de la Inmobiliaria Tarija, su creador y administrador dice que lo que se viene es una aplicación. Comenta que es algo que ya debería haber realizado hace tiempo, pero debido a las muchas actividades que realiza no pudo concretarlo. Espera que aquello pueda consolidarse hasta finales de esta gestión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada