lunes, 13 de marzo de 2017

En la BBV se colocan primeros bonos creados exclusivamente para Pymes

Los nuevos Bonos Participativos permiten a las Pymes financiamientos a largo plazo dentro el mercado de valores con trámites estandarizados sencillos y rápidos. También son más atractivos para los inversionistas porque ofrecen un rendimiento adicional
--------------------

Permitiéndole financiarse más de Bs 52,1 millones a la empresa cruceña de textiles, TSM S.A., se colocaron, en la Bolsa Boliviana de Valores (BBV), por primera vez los nuevos “Bonos Participativos”, creados exclusivamente como un instrumento ventajoso de capitalización -a largo plazo- para Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) del país.

“Se trata de un hito para el mercado de valores nacional, puesto que cuatro meses después de haberse presentado estos bonos, con el objetivo de abrirle nuevas puertas de financiamiento a las Pymes, ya tenemos a la primera compañía que se beneficia del innovador instrumento de financiamiento”, sostuvo Javier Aneiva, gerente general de la BBV.

Colocación

A través de la agencia Valores Unión, la textilera San Miguel, TSM SA, emitió el miércoles en la BBV 5.200 bonos, con un valor nominal de Bs 10.000 cada uno, y con una tasa de interés fija del 6% y una variable del 1%, a un plazo de 3060 días (cerca de diez años); y logró colocar en menos de una hora la totalidad de los valores, los mismos que fueron adquiridos principalmente por las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), entidades financieras y fondos de inversión, entre otros.

Los valores denominados “Bonos Participativos TSM Denims 001” fueron emitidos a sola garantía quirografaria, los intereses serán pagados a los inversionistas cada seis meses y a partir del quinto año comenzará a cancelarse también el capital, concluyéndose el pago total en julio del año 2025. El rendimiento adicional del 1% dependerá del cumplimento de las metas fijadas por la empresa de textiles, explicó Aneiva.

El gerente de Valores Unión, Renzo Núñez, manifestó su satisfacción por haber concluido con éxito la colocación de los Bonos Participativos y ser la primera agencia que participó en la estructuración de los nuevos valores en el mercado bursátil, realizando el asesoramiento correspondiente. Señaló además, que al ser parte del grupo financiero Unión, la agencia tiene siempre el propósito de apoyar a las Pymes y al sector productivo del país en general.
Empresa
TSM SA entra a la historia del mercado bursátil nacional, como la primera Pyme que emitió estos bonos. La empresa nace el año 2008 con accionistas bolivianos de amplia experiencia en el rubro textil. A la fecha produce hilos y tejidos (telas) de algodón para la fabricación de jeans, toallas, franelas y paños de limpieza, ente otros. El 65% de su mercado se encuentra en el país, y el resto de su producción la exporta a Perú y Colombia.

Su facturación es de Bs 20 millones anuales, y registra un crecimiento –en las últimas tres gestiones- de cerca del 20% por año. Actualmente genera 52 empleos directos y aproximadamente 150 indirectos.

El gerente de TSM, Miguel Rada, informó que el financiamiento conseguido en la BBV tiene como destino el pago de pasivos, capital de operación y principalmente la compra de maquinaría (de tintorería y acabado de tejido) que permitirá incrementar y mejorar la calidad y producción de textiles de la empresa.

“Ingresar al mercado de valores nos ha beneficiado bastante, además de permitirnos financiarnos con importantes recursos económicos, nos ha obligado a ordenar aspectos corporativos y hacernos más competitivos”, señaló.

Rada adelantó que la compañía, a futuro realizará otras emisiones porque tiene el objetivo de convertirse en una gran empresa que aporte al crecimiento del sector algodonero nacional, la generación de mayores fuentes de trabajo y al desarrollo del país.

Proyecto

Aneiva explicó que los Bonos Participativos fueron desarrollados especialmente para las Pymes, con las ventajas de que su emisión pueda ser tramitada rápidamente y de forma sencilla, llenando formularios ya estandarizados; además –indicó- la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI) está obligada a cumplir plazos para aprobar la emisión. Por otra parte los inversionistas (quienes adquieren los bonos) son incentivados con un rendimiento adicional, que depende del comportamiento de la empresa emisora, añadió.

La autoridad bursátil recordó que el origen de este nuevo instrumento se remonta a 2011, año en el que la BBV firmó el convenio de cooperación técnica con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para la ejecución del proyecto de apoyo a la incorporación de las Pymes al mercado de capitales boliviano.

Recordó que desde el año 2008 algunas Pymes optaron por financiarse en el mercado de valores, a través de bonos generales, o de pagarés en mesas de negociación, instrumento que solo les permite financiarse a corto plazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada