MYPES, PYMES y EMPRENDEDORES EN BOLIVIA

domingo, 20 de marzo de 2011

Emprendedoras. Capacitación y Créditos ‘agrandan’ negocios

Con la venta de dulces, galletas, refrescos y comida, doña Liboria Rojas mantiene a sus hijos. Lograrlo no es fácil, afirma; por eso dice que tuvo que acudir a Pro Mujer para prestarse inicialmente Bs 1.800 y poco a poco otros montos hasta sumar los Bs 5.000 con lo que ya pudo comprar un freezer, una cocina y surtir su mercadería. Ahora ya ve una mejoría en sus ventas.
Al igual que Liboria, varias mujeres están logrando sacar a flote sus pequeños negocios recurriendo a créditos y a capacitación.
Pro Mujer y Funbodem brindan a mujeres emprendedoras la posibilidad de acceder a microcréditos y otros servicios para mejorar su calidad de vida y expandir sus actividades productivas. Ambas destacan los resultados que han ido alcanzando.
Tanto Pro Mujer como Funbodem se encuentran entre las instituciones financieras de desarrollo que están en proceso de incorporación al ámbito de regulación de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI).
Pro Mujer es una organización de desarrollo social sin fines de lucro con sede en Nueva York, desde donde apoya las operaciones en los cinco países donde está presente, entre ellos Bolivia. No solo ofrece servicios financieros (microcrédito, microahorro y microseguro) sino también capacitación en negocios y servicios de salud (atención primaria).
“Usamos el microcrédito y los servicios de salud y capacitación para dar a las mujeres de escasos recursos de América Latina los medios para generarse el sustento y labrarse un futuro mejor. Hemos ayudado a transformar la vida de más de un millón de mujeres y cinco millones de niños y familiares en los cinco países donde operamos”, dijo la entidad.
Según Pro Mujer, el 85% de sus socias acceden a crédito a través de la metodología de Banca Comunal, es decir se forman grupos de 20 a 30 mujeres quienes se juntan para garantizar los créditos como grupo y apoyarse.
“Demandan montos entre Bs 150 y Bs 14.000, el promedio es Bs 2.000. Principalmente lo destinan para iniciar una actividad económica o lo invierten en un negocio en desarrollo”, indicó Pro Mujer.
Entretanto, Funbodem, informó que ofrece microcréditos individuales desde $us 50 hasta $us 25 mil (o su equivalente en bolivianos) especialmente a mujeres.
“Otorgamos créditos individuales. Casi un 70% de nuestra cartera son mujeres. A la fecha contamos con $us 15 millones en cartera y 10 mil clientes, de esos el 70% son mujeres. En 2006 sólo teníamos $us 5,4 millones en cartera y 5.600 clientes. Eso se debe a nuestro trabajo puerta a puerta, manejamos la tecnología basada en la esencia del microcrédito, asesoramos y buscamos el crecimiento personal de cada cliente. El monto del crédito promedio es de $us 1.800”, dijo Funbodem.
Destacó también que muchas mujeres empezaron sacando montos de crédito mínimo y al demostrar puntualidad de pago logran sacar montos mayores.

Yente une a las mujeres en su red
Mujeres emprendedoras de Bolivia tienen la posibilidad de comunicarse con empresarias de otros países y lograr contactos de negocios potenciales a través de la plataforma digital que posee la Fundación Yente, de Holanda (www.myente.org)
A través de esa red, emprendedoras de varios países pueden compartir conocimientos y experiencias de negocios y también pueden contactarse con instituciones que brindan capacitación, asistencia técnica u otro tipo de apoyo a microempresarias.
“Más de 400 emprendedoras de 22 países ya tienen su perfil en nuestra plataforma. De Bolivia, sólo 17 están inscritas. Queremos que más mujeres aprovechen esta oportunidad. Basta registrarse gratuitamente en el portal, dijo la representante de Yente, Yvette van Dok en Santa Cruz.
Esta emprendedora brinda consultorías a empresarios de Holanda que buscan contactarse con empresarios de otros países.

Algunas historias de éxito

Janeth Villegas | Los Milagros
“Quiero tener mi propia tienda”
“Me dedico desde hace cuatro años a elaborar chocolates en Santa Cruz. Pasé unos cursos y luego quise crear mi propio negocio para generar ingresos para mi hogar. Para eso necesitaba dinero. Una amiga me contó de que se podía acceder a pequeños créditos en Pro Mujer y logré sacar de allí un préstamo de 150 dólares junto a un grupo de mujeres. Con ese dinero pude comprar los ingredientes, moldes y cajas para los chocolates. Por ahora atiendo a pedido, trabajo con dos o tres personas cuando hay mucho trabajo pero quiero abrir mi propia tienda. También me integré a uno de los núcleos empresariales de Cainco, porque quiero aprender y hacer conocer más mis productos”

Liboria Rojas | Puesto de venta
“Con mi trabajo mantengo mi hogar”
“Empecé como vendedora ambulante de comida, ahora ya tengo un puesto fijo donde vendo además de comida, refrescos, dulces, galletas y otros. Me uní a un grupo de mujeres para solicitar un crédito de Pro Mujer y así logré obtener inicialmente Bs 1.800 y luego otros montos que sumaron un total de Bs 5.000. Con eso logré comprarme un freezer, una cocina y pude surtir más mi mercadería. También me dieron un espacio temporal para vender dentro de sus instalaciones. Ya han ido aumentando mis ventas y con eso voy pagando el crédito. Soy una mujer sola, soy papá y mamá para mis hijos, así que con este negocio logro el sustento diario de mi hogar. Quiero seguir con este negocio y hacerlo crecer”.

Ernestina Murillo | Tienda de barrio
“Los pequeños créditos salvan”
“Soy ama de casa, comencé vendiendo queso y huevos en el mercado Mutualista. Luego, en un mercado más chico empecé a vender carne y abarrotes. Ahora tengo una pequeña venta en mi casa. A través de Funbodem logré obtener inicialmente un crédito de 360 dólares para comprar un freezer y para surtir mi mercadería. Luego pude solicitar nuevos préstamos. Esos pequeños créditos nos salvan, sirven de mucho en momentos que uno más necesita. Así pude hacer crecer mi negocio. Hice construir un cuarto, me compré otra heladera. Yo vivo sólo de esta actividad, estoy pensando pedir otro crédito para abrir una pensión”

Maria Rosario Ayala | Salón Laura
“Empecé con poco, ya voy creciendo”
“Tengo un salón de belleza y con eso gracias a Dios, estoy saliendo adelante. A través de Funbodem, logré obtener un crédito de entre 500 y mil dólares que me sirvió para equipar mi negocio. Lo importante es que no se exigen muchos requisitos y los créditos salen rápidos, sólo tardó entre tres o cuatro días. Mi negocio está creciendo poco a poco. Ya logré construir una segunda planta. En la parte de abajo atendemos con servicios de corte, tintes, manicure y pedicure. Arriba con maquillaje, masajes y depilación. Es importante cumplir con las obligaciones, ser constantes y tratar bien al cliente. El problema de capital frena muchos negocios. Yo empecé con poca inversión y fuí creciendo. Los pequeños créditos ayudan”.

Claudia Oporto | Preambolivia
“Es beneficioso formar parte de una red”
“Hace tres años fundé PreamBolivia, una empresa en La Paz dedicada al diseño de bolsos y accesorios en cuero natural, cuyo factor de diferenciación es el uso de aguayos. Ya logramos exportar a Brasil, Perú y Holanda. Empecé con mi primera tienda en La Paz. En 2009, gracias a Yente, una organización holandesa que brinda apoyo a mujeres emprendedoras, viajé a Amsterdam para establecer contactos comerciales con empresas. Más allá del resultado que se logre en ventas, es beneficioso formar parte de una red de colaboración compuesta por mujeres que viven y enfrentan los mismos desafíos que una y que están dispuestas como premisa a dar, antes que recibir”

Claudia Gallardo | Caleidoscopio
“No hay obstáculo que no se supere”
“Soy artista plástica y me dedico al diseño de muebles y accesorios para el hogar en La Paz. Trabajo con la Fundación Nuevo Norte y fui parte de la misión comercial que visitó Holanda donde se hizo el contacto inicial con el grupo de carpinteros The Flying Carpenters. Todo eso también gracias a la Fundación Yente de Holanda. No he visto obstáculos que no se puedan vencer. El mismo rubro ya es difícil, pero si uno persevera logra mucho. Es importante buscar ayuda de instituciones, así se evita cometer errores. Recibiremos asistencia técnica de un grupo de carpinteros que llegará de Holanda”.

Apoyo a mujeres

- Yente. Es una fundación que busca establecer contactos de negocios entre mujeres emprendedoras de Holanda y de otros países, en especial de las que residen en África, Perú y Bolivia. Así promueven los negocios internacionales y el fortalecimiento entre mujeres. En Bolivia,Yente trabaja de forma conjunta con la Fundación Nuevo Norte, una institución que apoya al desarrollo productivo del país vinculando la oferta de pymes con segmentos de mercado que valoran sus características diferenciales.

- Programas. Además de su plataforma digital (www.myente.org), la Fundación Yente impulsa un programa de misiones empresariales y encuentros de emprendedoras. Entre octubre y noviembre realizará un encuentro similar en Arequipa (Perú). También posee un programa que incentiva el fortalecimiento de redes de mujeres emprendedoras. “Sabemos que el apoyo mutuo entre las mujeres es muy valioso para el desarrollo de la empresa y también es muy importante tener vínculos entre redes”, señaló la representante de Yente, Yvette van Dok.

- Funbodem. Es una institución con más de 20 años de servicio, orientada a apoyar con servicios financieros a los microempresarios del país, especialmente a mujeres. La cantidad de clientes continuó creciendo en los últimos años a una tasa promedio de 14%, siendo ese incremento de 3.219 nuevos clientes desde el año 2005, según datos de la institución. Asegura que los niveles de mora son bajos debido a que incentivan la cultura de pago. Los créditos menores a $us 5.000 demoran allí hasta 72 horas en desembolsarse.

- Pro Mujer. Se creó en Bolivia en 1990, en la ciudad de El Alto. Fue fundada por Carmen Velasco (boliviana) y Lynne Paterson (estadounidense). Desarrolló una metodología sostenible e integral que incluye servicios financieros y servicios de desarrollo humano. Ese modelo exitoso se replicó en Nicaragua (1996), Perú (1999), México (2001) y Argentina (2005). La oficina matriz tiene base en Nueva York. Una vez Pro Mujer logre incorporarse al ámbito de supervisión de la ASFI cree que podrá brindar mayores servicios y productos, sin alejarse de su misión social.

Fortalezas y debilidades

- Cualidades. “En su mayoría son mujeres emprendedoras, buenas administradoras, con espíritu de superación constante, son muy responsables y solidarias”, afirma Pro Mujer al indicar las cualidades de las clientas mujeres que obtuvieron créditos para hacer crecer sus negocios.

- Compromiso. “La mujer es muy puntual en sus pagos, es organizada, buena líder, luchadora, una vez asume un compromiso (ya sea el rol de ser madre, administradora o empresaria) ella lo toma en serio. Muy pocas se dan el lujo de fracasar. Se las ve siempre activas y saben estar donde está el negocio”, hace conocer por su parte Funbodem.

- Riesgo. “Hay mujeres vulnerables, con pocas oportunidades y acceso a herramientas necesarias (servicios de salud, crédito, etc.) para desarrollar su potencial, y cumplen múltiples roles en el hogar y en su actividad económica”. /Pro Mujer.

- Problema. “Algunas mujeres no tienen conciencia de lo que es una buena administración y pierden el control de sus finanzas. Otras se impacientan y buscan el éxito inmediato”. / Funbodem.

- Oportunidades. “Gracias a su esfuerzo y tenacidad pueden lograr importantes cambios en su desarrollo personal y de su familia” (Pro Mujer). “Las mujeres emprendedoras están todo el tiempo diversificando su producción” (Funbodem).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada